Me preguntan cuál es la poesía que se lleva ahora

Estándar

 

Me preguntan cuál es la poesía que se lleva ahora.

Se lleva la que nace del sentimiento,la que critica,

la que hace pensar,la que remueve conciencias,

la que libera al ser humano…

La eterna.

 (Poema del poemario SINGLADURAS. NOV 2016)

Me preguntan cuál es la poesías que se lleva ahora.(c) Antonio Portillo Casado

CEDRO

 

 

 

 

Cielo andaluz azul.

Estándar

Cielo andaluz azul.
Los calmados olivos
de la tierra mía pasean
entre suaves lomas y riachuelos
por jaramagos decorados.
Y yo, aire. Aire perfumado.
Aire libre, sin dogmas
ni ortodoxias.
Aire libre yo.
Libre aire. Yo aire. Yo libre.
Aire, aire, ¡ aire !
Libre aire libre.
Libre de dogmas.
Libre, libre, yo y tu libres…
volando por este azul
cielo andaluz de luz
y libertad henchido.

 (Poema del poemario SINGLADURAS. NOV 2016)
Cielo andaluz azul.(c) Antonio Portillo Casado

CEDRO

 

 

 

 

 

Saludos y poesía, ¡Hermanos!

Estándar

Saludos y poesía, ¡Hermanos!

Poesía para todos.
Para poetas y lectores,
para sus amantes y sus detractores.
Poesía de la alegría, del amor y de la tristeza;
contra las injusticias,
del desamor y de las penas;
Poesía de los aires y de la tierra,
del agua corriente y de las mareas.
Poesía de la denuncia pero no de la renuncia.
Poesía de la calma y de lucha.
Poesía Humana, de las personas.
Poesía, simplemente poesía y nada menos.
Poesía…Belleza de los pies a la cabeza.
Saludos y Poesía, ¡Hermanos!

 (Poema del poemario SINGLADURAS. NOV 2016)

Saludos y poesía, hermanos.(c) Antonio Portillo Casado

CEDRO

 

Fueron a despedirme las amapolas.

Estándar

Fueron a despedirme las amapolas.

Ellas no me lo dijeron para que no me molestase, porque no quiero que muevan su delicada y estilosa figura para saludarme. Pero yo sé, que dejaron momentáneamente su campo de lanzas verdes para decirme adiós. Abandonaron su alfombra ondulante y glauca, pero de lanzas, mientras éstas soñaban que Helios doraba sus picas. No me dijeron nada, pero sé que aprovecharon ese sueño azul de las alabardas y con sus caras encarnadas y sus pestañas azabaches y su elegante paso, llegaron hasta el borde de la vía por donde iba a pasar yo. Las vi lozanas, entusiasmadas, trémulas. Alguna se atrevió a flirtear con una sonrisa de luna oriental y una mirada intensa de enamorada. Me despedí, las besé y me sonrojé como ellas. Sus perfumes me acompañan. Yo les dedique una sonrisa cómplice que ellas entendieron. Me alejé con el alma más grande y el corazón más pequeño entre los olivos y las hierbas primaverales que nos observaban y sentían un instante de felicidad sureña.

 (Poema del poemario SINGLADURAS. NOV 2016)

Fueron a despedirme las amapolas.(c) Antonio Portillo Casado

CEDRO