Vuestra esperanza

Vuestra esperanza.

Mi mar.

Tu mar.

Mi libertad.

Tu libertad.

Tu luz.

Mi luz.

Tu aire.

Mi aire.

Nuestra vida.

Vuestras vidas.

Nuestro amor.

Vuestros amores.

Nuestra ayuda,

vuestra esperanza.

Nuestra solitaria

y apacible caleta

donde nuestra piel

de agua y Sol se baña,

sea la hermosa y verde puerta

en la que vuestra oportunidad

hacia la vida,

¡corazones hermanos!,

sea cierta.

29-07-2016

 (Poema del poemario SINGLADURAS. NOV 2016)

Vuestra esperanza(c) Antonio Portillo Casado

CEDRO

Juventud

JUVENTUD

Ayer mismo sentí un viento pujante,
áspero, furioso y despiadado como un castigo.
Viento que súbitamente rola y se convierte
en una aplacible brisa,
en una sutil música que encandila corazones,
en una armonía de luz y bellos colores.
Sí, vuelve aquel viento de ayer…
Ese suspiro de vida inquieto que rozaba mi cara
y alborotaba mis cabellos vigorosos.
Ese céfiro áureo que hacía reír a las olas
cuando las besaba cerca de la arena y de las rocas.
Aire de aquellas horas cautivas que me embrujaban.
Aura clara que me introducían en la belleza.
Soplo arrebatado y certero que henchía mi blanca fuerza.
Viento que en ese tiempo me abrasaba el corazón.
Fresca brisa que mi alma enamoraba.
El aire. Mi aire, mi brisa…
…juntos…éramos…
vida, fuerza, fugacidad,
rebeldía, majestuosidad,
ensimismamiento, enamoramiento,
delicadeza, candidez y amistad a raudales.
Éramos héroes, ¡dioses!
Pasábamos y todo se volvía inmóvil,
los verdes paisajes, los floridos árboles,
los valles con agua joven y las blancas montañas.
¡Oh! aquellos tiempos de gozo y ansiada e infinita valentía.
¡Oh! aquellos tiempos de caricias y amores colmados.
¡Oh esas apasionadas cartas!
¡Oh esas lluvias de besos encendidos!
¡Oh esa principiante sexualidad,
plena de tiernos y amorosos pensamientos en lo que
reinábamos tu y yo, flor de mi vida!
¡Oh! esa brisa pura que la salada mar nos regalaba
y que enamoraba nuestros lozanos cuerpos.
Esa serena brisa que de coloridos pétalos nos cubría
y en una danza de amor nos sumergía.
Aquel aire cálido y celestial
que nos despertaba aquella hermosa mañana
de nuestra primicia de amor.
Aquel aire……su recuerdo,
una sonrisa en mi alma ha dibujado.
Aquel viento…mi corazón ha conmovido.
Aquella brisa, esa ferviente compañera
que sin darme cuenta, se me fue,
se me escapó…

(Poema del poemario Amanece copo a copo)

JUVENTUD. Poema del poemario del autor “Amanece copo a copo”.(c) Antonio Portillo Casado

CEDRO