El viento y el campo

El viento racheado,

una estampida de ánimas arrastra;

empuja los cipreses

que flamean suplicando al azul.

Iza olas en el barro

que descoyuntan alambradas.

Derrota banderas ególatras.

Rompe cristales plácidos,

resquebraja edificios corroyendo sus espadas.

Mas en el campo soberano,

se aquieta el viento.

Modera su ímpetu,

se vuelve brisa.

 

El viento y el campo(c) Antonio Portillo Casado

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s