Café de cebada

(A mi abuela Concepción)

En un nicho de la primera planta,

vives, mujer sencilla y luchadora.

Seguir leyendo “Café de cebada”

Herrumbre

                                                                                                               A Jorge Luis Borges

 

Hierro, te crees eterno.

Seguir leyendo “Herrumbre”

Hojas en la chistera

(A Rocío Biedma)

Escucha hoy al viento, lleva colores zurcidos

en el chaqué, hojas en la chistera.

Pasea por El Retiro, por las calles de Madrid.

Empuja al caminante perezoso, decide

desviarlo de las armas de destrucción más iva.

Seguir leyendo “Hojas en la chistera”

CHAPAS DE CERVEZA

CHAPAS DE CERVEZA
Braman su mudez los espantapájaros de la calle.
Un único gorrión —antes paloma sacra— comparte
con ellos las migajas de la miseria.
Como caracoles abatidos, calientan portales.
Y la cuerda floja de baldosas, la comparten
con el humo de hielo que exhalan las águilas. Seguir leyendo “CHAPAS DE CERVEZA”

Luz donde la herrumbre, cuarto libro de poemas de Antonio Portillo Casado

Un día, paseando, Antonio Portillo me describió así el porqué de este título, Luz donde la herrumbre —y, en general, un título es la metáfora clave sobre la que se construye toda la arquitectura que un libro de poemas es—: Paseaba por un pueblo abandonado. De repente me encontré una casa colapsada casi por completo, que me mostraba sus entrañas. (…) Quizá, el momento sublime fue cuando observé los hierros oxidados del balcón y de la barandilla de acceso a la puerta de la vivienda. Me emocionó que la herrumbre que me observaba tenía luz (rojiza, amarilla, ocre, parda, verde amarilla). La luz y la vida me estaban hablando desde la muerte o la decadencia más absoluta. 

Este tratado poético acerca de la humanitas se construye sobre tres ejes fundamentales: la naturaleza, lo social y el amor a la humanidad. El propio autor se define como un poeta humanista en la realidad. El mundo de las mujeres, como parte sustancial de la humanidad, ocupa espacio en sus versos. Así, canta a su musa (Pilar, su amada esposa) y se alía en general con y pro las mujeres. Podríamos decir que es un poeta feminista:

Escucha hoy al viento (…)
se alía con las mujeres luchadoras,
único vendaval que, aún, tiene garras.

Si el gran poeta ruso Yevgueni Yevtushenko define la poesía como la educación de la delicadeza en la percepción del mundo, en este sentido me complace escribir que Antonio Portillo está en el buen camino. 

María Antonia García de León

Luz donde la herrumbre

Quiero ser semilla

Eres una de las hojas verdes
en un árbol plácido.
Respiras sueños azules.
Subsistes cerca del río,

Seguir leyendo “Quiero ser semilla”

¿Quién, ahora, es testigo de tu alma?

                                                         (A Miguel Hernández)

I

Me gobernaban rebeldías

cuando te cruzaste en mi luz.

Frente a mis ojos un colibrí apareció

incógnito.

Le mostré mis manos desnudas.

Miraba el colibrí.

Seguir leyendo “¿Quién, ahora, es testigo de tu alma?”