CON EL BESO EN ESPIRAL QUE ENAMORA (Premio de Poesía “Torreón” de las Gabias, Granada)

CON EL BESO EN ESPIRAL QUE ENAMORA.

 

Ábreme la puerta, divina aurora,

de tu corazón aterciopelado,

pues desea el mío desesperado,

tus carnosos labios besar ahora,

 

con el beso en espiral que enamora,

y acelera el latido apasionado

de tu cielo que suspira entornado,

rociarme con caricias en esta hora.

 

Llama alada  de variados fulgores,

en el campo pleno de primavera,

te donan su aroma todas las flores,

 

mientras las aves trovan sus canciones,

en la glauca orilla de la rivera

donde se bañan nuestras emociones.

 

CON EL BESO EN ESPIRAL QUE ENAMORA(c) Antonio Portillo Casado

(del poemario VIENTOS DEL VERSO)

CEDRO

 

Vientos del Verso

Grito: ¡Universo,
dioses, tinieblas, hombre!

Pregunto:

¿Dónde están los poetas?

¿Adónde se marcharon?
¿En qué cielos transitan?
¿Conviven en el Monte Olimpo?
¿Fueron vencidos por la fama?
¿El oro enmudeció su pluma?
¿Expiraron de miedo?
¿Sienten oprobio?
¿Revolotean en el esperpento?
¿Pisan la realidad de la vida?

Por el camino
van cantando muchos juglares.

Los vates genuinos son antorchas desnudas,
critican la existencia
con el corazón y la mente.
Libres, vomitan la verdad
arrancando caretas.
Indómitos, revelan
la esencia que trasciende,
y la derraman,
en los vientos del verso.

(del poemario Vientos del Verso)

Vientos del Verso(c) Antonio Portillo Casado

CEDRO

Cruza

CRUZA

Dos tierras iguales.
La línea injusta.
El pie solidario
y rebelde, cruza.

CRUZA(c) Antonio Portillo Casado

CEDRO

UNOS VERSOS ROTOS DE REBELDÍA

UNOS VERSOS ROTOS DE REBELDÍA

Si alguien encuentra

unos versos rotos de rebeldía,

son míos.

Se me escaparon mientras

disertaba sobre el color de la existencia humana.

 

UNOS VERSOS ROTOS DE REBELDÍA(c) Lope Machado y Quevedo

CEDRO

Triste

TRISTE

Aún no llueve,

el rosal sangra triste.

Y nadie llora.

 

TRISTE(c) Antonio Portillo Casado

CEDRO

El abanico

EL ABANICO

(soneto rebelde)

Ligeras, suaves y cálidas plumas

de las bellas aves del edén mítico,

ingrávidas y de un color magnífico.

Haz de rayos de luna que perfumas

su linda faz divina, no presumas,

porque tu delicado tul artístico,

roza su noble corazón romántico

en tu tenue aleteo, pues las brumas

de mi amor vuelan para enamorarla,

y nuestras almas la eternidad mece.

Desean tus adornos hechizarla,

libre ella, de mis besos se abastece,

donde las mariposas al mirarla

juegan y la primavera florece.

El Abanico(c) Antonio Portillo Casado

CEDRO

Un embrujo de luna.

​Un  embrujo  de  luna.

(A Pilar)

Olas  de  noche  profunda,

sus  cabellos.

Dulce  miel  de  la mañana,

sus  ojos.

Delicada  seda de Oriente,

su piel.

Frescos  pétalos  de  rosa,

sus  labios.

Tierna  yedra  primaveral,

sus  manos.

Armonía  natural,

su cuerpo.

Encantador perfume,

su fragancia.

Toda  ella,  un  embrujo  de  luna.

Mi estrella, mi reina,

¡como  tú, ninguna!

 

Un embrujo de luna(c) Antonio Portillo Casado

(De mi poemario Singladuras 1ª ed. nov. 2016 – 2ª ed. mayo 2017))

CEDRO