FANTASMAS

Surge una música extraña.

La oscuridad ilumina voces,

y lancea la razón.

Galopan las sombras,

producen una polvareda asfixiante;

a las rocas se les eriza la piel.

No respiran las paredes.

La penumbra asedia.

Las apariciones tristes

nos contemplan buscando respuestas;

dejan sus pisadas en las hojas del latido

que grita de espanto.

Los pétalos de una flor se mustian,

son arrancados por una mano

no pintada en el lienzo del tiempo.

 

¿Son delirios?

¿Miedos adquiridos?

 

Aniquila el alba los fantasmas

que nos incrustaron

en nuestra mente cuando la tierna planta,

verde y frágil,

se abría paso desde la tierra.

Y la verdad amanece.

 

FANTASMAS(c) Antonio Portillo Casado

(Del poemario Vientos del Verso)

 

Quiero ser semilla

Eres una de las hojas verdes
en un árbol plácido.
Respiras sueños azules.
Subsistes cerca del río,
que pliega algas suavemente
y en las orillas hace burbujas.
Eres alma lobulada
con un sentimiento
que esparce la brisa
en el bosque circundante.
Verde estrella en la mano que te sustenta.
En unos días la moda te vestirá de ocres
para tu final.
El abismo aguarda
y mientras te aproximas a su dominio,
te preguntas:
¿Por qué fui hoja y no semilla?

 

QUIERO SER SEMILLA(c) Antonio Portillo Casado

(Del poemario Vientos del Verso)

El viento y el campo

El viento racheado,

una estampida de ánimas arrastra;

empuja los cipreses

que flamean suplicando al azul.

Iza olas en el barro

que descoyuntan alambradas.

Derrota banderas ególatras.

Rompe cristales plácidos,

resquebraja edificios corroyendo sus espadas.

Mas en el campo soberano,

se aquieta el viento.

Modera su ímpetu,

se vuelve brisa.

 

El viento y el campo(c) Antonio Portillo Casado

¿Quién, ahora, es testigo de tu alma?

                                                         (A Miguel Hernández)

I

Me gobernaban rebeldías

cuando te cruzaste en mi luz.

Frente a mis ojos un colibrí apareció

incógnito.

Le mostré mis manos desnudas.

Miraba el colibrí.

Seguir leyendo “¿Quién, ahora, es testigo de tu alma?”

En el mar y la verdad

En el mar y la verdad

¿Acaso no consideráis la vida?

¿No os preocupan las demás personas?

¿Sus caminos? ¿Su cielo?

 

El Mundo es la existencia.

Nadamos en el mismo viento y mar.

 

¿Por qué la vida

de la muerte no percibís

en la injusticia de la vida?

 

(Del poemario Vientos del Verso)

 

CEDRO

Hoy y por siempre

 

HOY Y POR SIEMPRE

                                                                              (A Federico Gª Lorca)

Aún hoy, desde el ayer fratricida,

cunetas y barrancos lloran

a unos huesos que siguen gritando justicia,

y esperan ser reconocidos

para vivir con dignidad su muerte.

Seguir leyendo “Hoy y por siempre”

Vientos del Verso

Grito: ¡Universo,
dioses, tinieblas, hombre!

Pregunto:

¿Dónde están los poetas?

¿Adónde se marcharon?
¿En qué cielos transitan?
¿Conviven en el Monte Olimpo?
¿Fueron vencidos por la fama?
¿El oro enmudeció su pluma?
¿Expiraron de miedo?
¿Sienten oprobio?
¿Revolotean en el esperpento?
¿Pisan la realidad de la vida?

Por el camino
van cantando muchos juglares.

Los vates genuinos son antorchas desnudas,
critican la existencia
con el corazón y la mente.
Libres, vomitan la verdad
arrancando caretas.
Indómitos, revelan
la esencia que trasciende,
y la derraman,
en los vientos del verso.

(del poemario Vientos del Verso)

Vientos del Verso(c) Antonio Portillo Casado

CEDRO