Poema “Anciano de ojos tristes”, Primer Premio de Poesía Fernando Calvo 2020. Autor Antonio Portillo Casado

ANCIANO DE OJOS TRISTES


Estallan los colores.
Margaritas, crisantemos, claveles abrazados
a un rincón de la iglesia. Aromas frescos,
aún el alborozo de la tarde.

—Una limosna, señor.
El ramito de flores lo pone todos los meses
un anciano de ojos tristes. Le llora el corazón.
Siempre me ayuda. Las trae por su mujer
y su niña. La madre fue con Dios,
a su hija la mató un diablo. Gracias por su moneda.


Caen unas gotas y un por qué. La farola parpadea.

ANCIANO DE OJOS TRISTES(c) Antonio Portillo Casado

*Imagen de la Red.

Recibiendo el Premio Fernando Calvo de Poesia 2020

Ayer recibiendo de manos del Concejal de Cultura del Ayto. de Torrejón de Ardoz el Premio de Poesía Fernando Calvo 2020. Un honor.

Premios que reconocen la calidad de la poesía jiennense

El diario digital La contra de Jaén se hace eco del reconocimiento de tres poetas jiennenses entre los que me encuentro. Muchas gracias, amigos.

https://lacontradejaen.com/premios-poesia-jaen/

Madrid, otoño 2020

He escrito este poema y lo he firmado/registrado con mi seudónimo Lope Machado y Quevedo. El cuerpo del poema tiene mucho de Quevedo y Lope aunque el título es más bien de Machado, creo.
Saludos y poesía.

Seguir leyendo “Madrid, otoño 2020”

Antonio Portillo Casado Premio de Poesía Fernando Calvo 2020

Comparto con vosotros una estupenda noticia, he ganado el Premio de Poesía del VIII CERTAMEN DE POESÍA FERNANDO CALVO GARCÍA convocado por la Asociación Tertulia Poética El Desván.
Mi agradecimiento a la Asociación Tertulia Poética El Desván y mi enhorabuena a los poetas que han conseguido los accésit.
Es un honor recibir este premio que lleva el nombre del gran poeta y amigo Fernando Calvo.
Salud y poesía

EXTREMOS DEL TUBO

Lloraste por tu devenir
ante el tsunami de la incertidumbre.
El charol se volvía blanco. Seguir leyendo “EXTREMOS DEL TUBO”

Romperé los eslabones.

ROMPERÉ LOS ESLABONES

En estos días de estado de “al arma” he encontrado cosas en el baúl secreto, entre ellas, una cadena de juguete dorada con muchos camafeos que penden. Con la ayuda de la lupa puedo ver de cerca los detalles. En cada relieve aparecen figuras aprisionadas de personas conocidas y otras que no los son, pero también emergen mis amigos y vecinos, mis familiares y la angelical carita del nieto que me mira como un gorrioncillo y sonríe. Aún no lo conozco, este virus fortuito o insertado nos impide el cariño y la libertad. Con paciencia acaricio su imagen, escucha mis palabras y siente mi calor. Si esto se prolonga romperé los eslabones de esta cadena maldita para darle el beso más puro y limpio del mundo.

 

ROMPERÉ LOS ESLABONES(c) Antonio Portillo Casado

*Imagen de la Red