SON ARTESANALES, LOS HACEMOS NOSOTROS.

Varios nudillos golpearon la puerta con un ímpetu frenético. Abrió los ojos y  encontró caras con el pánico ancestral de las tribus. Tranquila, llamó a su  pareja con un silbo de color naranja que llegó a su destino como un ligero beso. 

—Están enloquecidos. Sufren la dependencia del dinero. No tienen qué  consumir ya y erosionan las uñas por la calle. 

—Lo hablamos hace tiempo. Revolución hoy es, —como dijo Julio Anguita  aquella mañana en el salón del Ateneo de Madrid—, ser austero, ser  ciudadanos consecuentes con la naturaleza y los seres humanos. Estos pobres  diablos, revolotean, chillan. No quieren libertad sino servidumbres. 

— ¿Les ayudamos, te parece bien? 

—Estupendo, son parte del mundo.  

—Pasad, ahí tenéis té con valeriana y anís, y unas pastas de miel. Sentaos  donde queráis el suelo es vuestro —bueno, de todos, cuando muramos nos  daremos cuenta—.  

—También tenemos aros y pulseras de piel a un euro y os alegraré este  instante singular con un Imagine digno.  

Confundidos por la quietud irresponsable de esos dos locos ante la crisis,  algunos reflexionaron, volvieron a la vida. Otros escupían con la rabia del  marsupial con bolsa hambrienta. 

– ¿Os apetece un cigarrito de éstos? Son artesanales, los hacemos nosotros.

SON_ARTESANALES_LOS_HACEMOS_NOSOTROS(c) Antonio Portillo Casado

(Relato publicado por la revista Raíz y Rama – Noches Estivales, Editorial Sial Pigmalión 2021)

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s